FANS DEL DEPORTE.

La vida en la ciudad es tremendamente sedentaria por lo que médicos y especialistas recomiendan hacer ejercicio al menos 30 minutos al día de forma regular, es decir todos los días de la semana. 30 minutos es muy poco tiempo pero es un baremo que todos podemos alcanzar y superar sin demasiado esfuerzo, se trata de conseguir practicar alguna actividad deportiva durante al menos 30 minutos seguidos.

Las personas que practican algún deporte con una intensidad media no tienen por qué practicarlo todos los días, pero pueden intercalar un ejercicio de intensidad media realizado 3 o 4 veces por semana con una serie de ejercicios de intensidad baja durante el resto de la semana.

A la hora de realizar actividades deportivas, aparte del equipamiento deportivo necesario para cada deporte, es ya imprescindible disponer de un smartwatch o una smartband. Estos dispositivos sirven, entre otras cosas, para controlar las pulsaciones que tienes por minuto, cosa que es muy importante a la hora de fijar los objetivos que queremos obtener con nuestro ejercicio y además calcula la cantidad de calorías consumidas durante el mismo.

Una smartband o un smartwatch son dispositivos que, aunque han disminuido mucho su precio, todavía no están al alcance de todos por lo que la mayoría de deportistas y fans de las nuevas tecnologías siempre buscan el mejor smartwatch calidad precio.

POR QUÉ COMPRAR UN SMARTWATCH

 

  1. Puedes estar pendiente de tus notificaciones sin estar sacando tu móvil del bolsillo constantemente.
  2. Se trata de un adorno muy decorativo para la muñeca.
  3. Para ayudarte a hacer un seguimiento de tus actividades deportivas y animarte a batir tus propios records.
  4. Para controlar tu estado de forma a través del smartwatch pudiendo ver tus pulsaciones, pasos, calorías consumidas…
  5. Desde el smartwatch se pueden controlar de forma remota algunas aplicaciones del Smartphone como puede ser la cámara, cosa muy útil cuando nos vamos a hacer una foto grupal y no nos gusta la “cuenta atrás”.
  6. El ahorro de batería en el Smartphone es grande, ya que al no tener que encender la pantalla constantemente ahorraremos mucha energía de la batería. La batería de los smartwatches suele durar en torno a dos días por lo que es más duradera que la de un Smartphone y este dispositivo está siempre encendido.

 

Aprender a hablar inglés de manera efectiva con práctica y constancia.

El inglés es el idioma que predomina en todos lados, gran parte de las señalizaciones que se encuentran en el mundo están en inglés, muchas producciones cinematográficas, programas de televisión, videojuegos, canciones y libros están en inglés. Aproximadamente más de 508 millones de personas en más de 100 países hablan este idioma haciendo que domine el mundo. Dominar este idioma en un principio no es una tarea fácil, pero te enseñaremos como aprender a hablar inglés para que logres mantener conversaciones de manera fluida con personas angloparlantes y te desenvuelvas sin problemas en este entorno dominado por ese idioma.

¿Cómo podría aprender a hablar inglés correctamente?

Una de las ventajas que poseemos como hispanohablantes es que poseemos en nuestro léxico cotidiano muchas palabras “prestadas” del inglés por lo que se podría decir que no comenzaremos a hablar inglés desde cero en el sentido estricto de la expresión.

Por mencionar unas pocas de estas palabras tenemos “chat”, “show” o “surf” para demostrar cómo ha alcanzado esta integración del inglés dentro de nuestro día a día, por lo que eso nos brinda algo de noción a la hora de aprender a hablar inglés.

No todo se dirige a conocer unas cuantas palabras, sino también a conocer los aspectos gramaticales, estructurales y fonéticos para poder aprender a hablar inglés correctamente.

Para aprender a hablar inglés no existen unas reglas o cánones básicos que se deben seguir, ya que el proceso de aprendizaje es diferente en cada persona pero no imposible de lograr si se convierte en un hábito.

Uno de los errores más comunes a la hora de hablar inglés es el de hablarlo sin antes haberlo escuchado, este idioma tiene la peculiaridad de que las palabras no se pronuncian de la misma forma en la que son escritas por lo que se debe primero escuchar para después hablar correctamente. Una de las recomendaciones mas extendidas y sencillas que puedes realizar es la de colocar tu película favorita que ya conoces a fondo sin subtítulos para prestarle atención a como hablan los personajes dentro de la misma sin problemas debido a que conoces la trama y el desarrollo de la misma.

En este pequeño ejercicio, deberás escuchar atentamente todas las conversaciones y diálogos poniendo especial atención en la forma en la que ciertas frases son articuladas y pronunciadas. Paralelamente, comienza a repetir cualquiera de estas frases o sigue las líneas de diálogo de algún personaje que te haya llamado la atención, puede parecer algo tedioso en principio, pero luego de unos cuantos intentos te habrás dado cuenta de lo beneficiosa que es esta práctica para aprender a hablar inglés pronunciando correctamente las palabras.

Los ahorros de toda una vida

A todos nos gusta comprar barato, a nadie, absolutamente a nadie le gusta o le agrada pagar más por algo que se puede comprar por menos, y es que está claro que a todos nos gusta tener dinero en abundancia, desafortunadamente no estamos entre ese mínimo por ciento de las personas más ricas del mundo, que digo del mundo, de España siquiera que es más pequeña. Y es que para poder poseer una fortuna como las que se ven en televisión han de suceder tres cosas la primera es haber nacido en una familia con un poder adquisitivo muy alto y llevarlo desde la cuna, o ser un trabajador nato y tener mucha fortuna con los negocios y las inversiones. Encomendarse a todos los santos y rezar para ganar mas y mas dinero o que te toque la lotería y te los en calentitos recién salidos de las maquinas de hacer dinero.

Si eres como yo, uno de los menos afortunados en el mundo de los negocios pero gozas de buena salud y tienes una buena familia, seguro que no necesitas tanto para sobrevivir, porque si necesitas cualquier con poco nos apañamos. Si vamos a salir a cenar no nos hace falta hacerlo a un restaurante en el que el plato nos salga por un ojo de la cara, podemos ir a restaurantes normales que son más baratos y se come muy bien, si se estropea la moto o el coche pues buscamos piezas de desguace que nos hacen el mismo apaño y nos cuestan mucho menos. Si queremos ir a la última moda, compramos la ropa parecida a las de marcas pero que son bastante más asequibles y procuramos no gastar de mas por servicios de menos. Procuramos estirar el dinero para que dure todo lo posible e invertimos nuestro tiempo en ser felices sin tener que estar comprando y consumiendo siempre.

Las grandes marcas y las compañías más punteras lo saben y están haciendo verdaderas promociones y ofertas para que muchos más usuarios puedan acceder a sus servicios sin tener que aparentar que vives como un marajá. Por eso es fácil encontrar bolsos o complementos e incluso zapatos y abrigos muy parecidos a los de marca sin ser falsificaciones que cuestan la mitad de lo que cuesta uno de primera marca, así todos contentos las marcas con sus ventas y los consumidores con sus compras.