Es muy importante que en una empresa se tengan pizarras de alta calidad en especial porque así se pueden tener unos mejores resultados. En todo caso una pizarra magnética puede ser de gran ayuda porque ofrecerá una gran versatilidad a la hora de que puedas utilizar imanes para explicar más fácilmente tus ideas.

Sin embargo, no todas las pizarras son iguales, y por este motivo, debes tener en cuenta algunos consejos para elegir de forma acertada. Estos los he reunido en el post del día de hoy, con la finalidad de que puedas elegir la pizarra que más te convenga.

Consejos para comprar una pizarra magnética

Comprar una pizarra magnética es realmente sencillo, en especial si tienes en consideración algunos puntos fundamentales como son:

Tamaño de la pizarra

Es vital saber el espacio que se tiene donde se va a instalar la pizarra, porque de esto dependerá el tamaño de la misma. En todo caso, podrás encontrar pizarras desde compactas para uso personal, hasta pizarras muy grandes para salones de clases.

En todo caso, será vital medir bien tus espacios y así sabrás exactamente cuál es la pizarra que se adaptará al espacio que tengas disponible. Una pizarra mediana puede ser suficiente para una empresa que cuente con un salón pequeño, pero todo dependerá de tus necesidades.

Superficie

La superficie es otro punto fundamental que debes tener en cuenta cuando vas a comprar una pizarra magnética. Por lo general, no encontrarás pizarras con superficie de melamina que sean magnéticas, en especial porque estas son las de menor rendimiento.

Para que la superficie sea magnética estas pizarras deben tener una lámina de acero en su interior que permita la interacción con los imanes. Por este motivo, las superficies de acero vitrificado o lacado, serán siempre la mejor opción, porque podrás utilizar imanes de una forma realmente sencilla.

Accesorios de movilidad

Los accesorios de movilidad también son algo básico que debes tener en cuenta, porque estos pueden ser patas para mantener la pizarra de pie. Sin embargo, esto únicamente se recomienda en las pizarras que son de un tamaño pequeño y que se pueden mover fácilmente sin ningún tipo de esfuerzo.

Sin embargo, si tu pizarra va a ser grande, debes asegurarte de que esta incorpore ruedas que permitan moverla de una forma sencilla por toda tu oficina. Esto le aportará a tu pizarra una gran versatilidad, y no tendrás que preocuparte por el rendimiento de la misma.

Por andres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *